Dientes, dientes…

Este ha sido un fin de semana corto. Me explico: ha tenido un sábado y un domingo como todos, pero Hideo tuvo que ir a trabajar a la oficina el sábado. Este mes está teniendo muchísimo trabajo, haciendo un montón de horas extra. Aunque si es cierto que están muy bien pagadas, también tiene su lado malo, que no podemos pasar tanto tiempo juntos. Menos mal que esta semana le entra un trabajador nuevo para tener un refuerzo.

En fin, fin de semana corto, de un día, y encima con la primera visita médica desde nuestro regreso. Hace ya mucho, cuando Yuna era muy chiquitina (la moza nos cumplió ayer 2 años y medio🙂 ) explicaba la soltura que tenía la niña lavándose los dientes y enseñando, además, los diferentes tipos de cepillos de dientes para bebés. Bueno, hemos continuado con el “hamigaki” (cepillado de dientes) hasta la fecha presente, aunque (y aquí las mamás y papás más expertos se van a reir) desde hace unos meses la cosa nos cuesta mucho más, una vez que Yuna entró en esa etapa de rabietas y rebeldía. Cómo que no se deja y cómo que no quiere. Es una lucha diaria, y dos veces por día al menos, lo que tenemos. Le intentas explicar que hay unos bichos malos que se le comerán los dientes si no los limpia, o el cepillarte los dientes tú para que ella imite,… pero muchas veces acabamos haciendo “pressing catch”, con la consiguiente pataleta, el cepillo volando y los dientes mal lavados.

Y es así como fui observando que los dos incisivos superiores estaban adquiriendo un color no muy bonito, un color que, estando en Galicia, fue adquiriendo unos beiges/marrones que no me gustaban nada. Tenía claro que podían ser tres cosas: sarro muy duro que debido a una limpieza insuficiente (e imposible) se había acumulado, o que debido a lo fina que es a veces Yuna y los golpes que se arrea al saltar de aquí allí, uno de esos golpes hubiera sido en la boca y los dientes se hubieran visto afectados, o, lo que no quería de ninguna de las maneras, un principio de caries (por mucho que sea dientes de leche, las caries pueden transferir a los dientes definitivos).

Cuando llegamos a Japón lo hablé con Hideo y decidimos, para quedarnos tranquilos, llevar a Yuna al dentista. Así que hicimos la reserva en un dentista que hay no muy lejos de casa, cambiando de doctor al último que nos visitó a los tres, que aunque el chico estaba cañón (vamos, que no hacía falta que te dijera que abrieras la boca porque ésta se te abría sola al verlo) como dentista, aunque no era malo, no nos gustó del todo.

Temblaba yo por el numerito que nos podía hacer la niña pero nos sorprendió portándose muy bien. El doctor me hizo estirar a mi en la silla y poner a Yuna sobre mi, para que estuviera tranquila, y funcionó. Le miró los dientes y, para nuestro alivio, dijo que era sólo suciedad y que entendía la dificultad del cepillado en crios tan pequeños. Nos dijo que si con el cepillo nos costaba que probáramos de frotar los dientes con una gasa y que, poco a poco, irían recuperando el aspecto original pero que la dentadura estaba perfecta. Así que usó una gasita, Yuna se dejó y los dientes mejoraron.

Me pregunto si también nos dejará a nosotros frotar los dientes con una gasita…

—————

Hace un año: Chin chin

Hace dos años: No somos supersticiosos !!

Hace tres años: El Fujisan en Fuji

Hace cuatro años: Meme: tu nombre

Hace cinco años: Kyoto – 京都 (1st day)

 

7 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Anna
    Oct 22, 2012 @ 16:55:39

    Que fort no? Mai havia vist això de les dents marrons per no netejar ….

    Responder

  2. Pau
    Oct 22, 2012 @ 19:40:05

    Me quedo más tranquilo al saber que no era nada y tomo nota de lo de la gasita😀

    Responder

  3. Paprika
    Oct 22, 2012 @ 21:05:36

    Que bonita entrada🙂
    Sin duda alguna es pasajero y pronto se lavará los dientes solita de nuevo, sin tener que andar diciéndoselo😛
    Lo mejor es el ejemplo y ese lo tiene🙂
    Saludos!

    Responder

  4. nictekono
    Oct 22, 2012 @ 21:45:49

    Que alivio habrás sentido luego de la visita del dentista (el ultimo), y me imagino que si ha de ser un problema lidiar con los chiquitos para que se dejen cepillar. Me imagino que porsupuesto que lo has probado, pero por si acaso, la pasta con sabores y colores para niños y los cepillos con princesitas disney y demás monadas.

    Responder

  5. Susana
    Oct 24, 2012 @ 00:33:31

    Bonita foto la de vuestras sonrisas bien blanquitas después de la aventura dental.!!

    Responder

  6. Laura
    Oct 28, 2012 @ 06:58:59

    Has probado a ponerle alguno de los videos que hay para que los niños se cepillen ?!
    No se si lo conoces pero te dejo uno de esos videos por si te ayudan un poco.
    http://m.youtube.com/watch?feature=plpp&v=Wxsnr7knQqI

    Un besazo enorme y espero que te ayude el video de alguna forma !

    Responder

  7. Nuria
    Oct 30, 2012 @ 14:03:48

    Muchas gracias por vuestros comentarios !!

    Hemos probado muchas cosas para que Yuna le coja “cariño” al cepillado de dientes. En los programas infantiles que suele ver por la mañana salen muchas veces niños haciendo el “hamigaki” para que otros los imiten en casa. Pero Yuna es bastante dura…

    De todas formas, crucemos dedos, que hace unos días la cosa marcha bastante bien😉

    Un abrazo !!

    Responder

Tienes alguna cosa a comentar?? Adelante !!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: