Fins la propera, avi

Cuando me enteré ayer estuve pensando muchas cosas. Bueno, de hecho las llevaba pensando hacia días, cuando supimos que la vida ya se te extinguía.

Pensé que no fuiste muy afortunado en esta vida. Tropezaste con mi abuela siendo joven y te viste atado a una mujer que no te dio buena vida (ni a ti ni a sus hijos). Tal vez, escapando de estas ataduras, fue cuando empezaste a buscar esa libertad fuera de casa, olvidando a veces a aquellos que quedaban dentro. Mal hecho, siempre lo he pensando, aunque en cierto punto lo entiendo. Con la segunda mujer, aunque acompañado durante más de 40 años, también supimos de esa soga que poco a poco ella iba apretando. Desde luego, tuviste mala suerte en ese aspecto.

No fuiste un gran abuelo, esa es la verdad. Nunca me venías a buscar a la escuela, o me llevabas al parque,  ni compartimos secretos, esos secretos que no se podían decir al papa o la mama. Nunca tuve momentos muy especiales contigo, lo que no quiere decir que no me queden muchos recuerdos, como esos domingos en que venías a casa, de buena mañana (muy temprano, a veces) y nos traías croissants de la panadería de Centelles y durante una época una ensaimada para mi, que no me iban los croissants. Cuando no pudiste ya desplazarte, te veníamos a ver nosotros todos los domingos a tu casa y desayunábamos juntos. O las Navidades, porque siempre viniste a pasarlas a casa y nos explicabas siempre, pero siempre, el chiste del loro, riéndote como si fuera la primera vez que lo escuchabas, hasta que nos fuimos de Barcelona y ya no hubo Navidad para ti. Y no la hubo por estar solo durante esas celebraciones, con lágrimas que escuchábamos a través del teléfono.

Y cuando ya no pudiste estar más tiempo solo fue cuando entraste en esa residencia y en un último intento de buscar esa libertad que tanto ansiaste llamaste a la mama y le dijiste que aceptabas lo que ella durante tantísimo tiempo te había propuesto: venirte a Galicia. Pero tropezaste de nuevo y de nuevo te cortaron las alas, y esta vez fueron aquellos que de ti se olvidaron durante años, sólo para venir a visitarte, tal vez, una vez después de fiestas (para alargar la mano, como tú mismo nos llegaste a insinuar), los mismos que ahora mismo se pueden colgar medallas por haber tenido que moverse en los últimos tres años, la misma personita (en diminutivo, porque ni a persona llega) que, refiriéndose a mi madre y a mi tío dijo “haberse liberado de dos pedruscos pesados en su mochila”. Pues felicidades, que ahora su mochila está mucho más ligera desde ayer también (si, esto es un desahogo y, creédme, he sido muy sutil).

Y ayer pensaba, avi, que con este adiós, por fin, has logrado esa ansiada libertad. Donde estés espero que les estés contando el chiste del loro a Robert Mitchum o a Clark Gable (el orejas, como lo llamabas), y que cantes esa canción que tantas veces le cantaste a la mama, sentada en tu falda, en la galería del piso del Clot.

 

 

Fins la propera, avi !!!

 

 

14 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. nora (una japonesa en Japón)
    Mar 01, 2013 @ 10:12:11

    Un fuerte abrazo, Nuria, y otro para tu mamá.

    Responder

  2. Manuela
    Mar 01, 2013 @ 15:26:08

    Lo siento Núria! parece una vida dura, ahora que descanse en paz. Un beso muy fuerte!

    Responder

  3. Chiqui, Un Albaceteño en Japón
    Mar 01, 2013 @ 15:30:53

    De piedra me has dejado. Un abrazo!

    Responder

  4. fanny
    Mar 01, 2013 @ 17:06:18

    gracias nuria por estos recuerdos de tu abuelo,
    petons

    Responder

  5. Begoña
    Mar 01, 2013 @ 17:24:01

    Muchisimo animo nuria, por lo menos tienes pocos pero buenos recuerdos, y debes quedarte con eso, un besote enorme

    Responder

  6. Leydhen
    Mar 01, 2013 @ 17:39:21

    ¡Ay, cariño!

    Lo siento mucho, muchísimo. Y me identifico un montón con tus palabras, con ese abuelo presente pero a la vez ausente, con esas personitas que recogen lo que uno siembra mientras hacen del desamor y el desprecio bandera.

    Lo siento mucho. Dale un abrazo virtual a tu madre de mi parte y sí, yo también espero que tu abuelo esté libre y feliz ahora.

    Un beso.

    Responder

  7. Pau
    Mar 01, 2013 @ 18:45:19

    Un abrazo para toda la familia DEP

    Responder

  8. tere
    Mar 01, 2013 @ 19:54:57

    Cuanta verdad en pocas palabras. Muy emocionante.
    Mi más sentido pesame.
    un gran abrazo!
    PD. Me tarda veros.

    Responder

  9. nihonnipon
    Mar 01, 2013 @ 20:17:52

    Se me ha puesto un nudo en la garganta..un abrazo

    Responder

  10. abysalfire
    Mar 01, 2013 @ 21:32:33

    :-****************************************

    Responder

  11. Begoña
    Mar 02, 2013 @ 03:15:31

    Un beso Nuria, un beso muy fuerte y para tu abuelo alli donde esté…

    Responder

  12. Coca
    Mar 02, 2013 @ 04:14:57

    Ay Nuria que me ha dado tristeza. Actuamos sin saber las consecuencias futuras de nuestros actos, todos cometemos errores y creo que tendremos que pagar por ellos. Ojala que tu abuelo, donde esté, se sienta libre al fin. Yaun con todo lo que haya pasado entre ustedes, ojalá guardes los mejores recuerdos y olvides los no tan buenos, que perdonar también libera.

    Un abrazo.

    Responder

  13. nictekono
    Mar 02, 2013 @ 10:32:49

    Nuria san, has tenido mucha suerte de tener un abuelo… y sabe Dios que le has querido. No hace falta más.
    Un abrazo.

    Responder

  14. jordi laribal miquel
    Mar 02, 2013 @ 23:11:13

    MUCHAS GRACIAS POR COMO HAS DESPEDIDO AL AVI UN GRAN ABRAZO

    Responder

Tienes alguna cosa a comentar?? Adelante !!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: