Cuenta atrás para el “youchien”

Ayer fue un día intenso, y lo hubiera podido ser más si finalmente, como venían diciendo desde el fin de semana, nos hubiera nevado de nuevo. Menos mal que, el día anterior, corrigieron pronóstico y no cayó nada de nieve (ni ayer ni hoy) porque la nieve es bonita pero este año estamos un poquiiiiito saturados.

A lo que iba, ayer fue un día intenso y es que tuvimos presentación de ylo que será el nuevo curso en el youchien (parvulario) donde asistirá Yuna a partir de Abril. En un principio tenía que ir acompañada de mi suegra y los dos niños pero al final Hideo pudo librar y fuimos nosotros dos con Yuna, quedándose Sora en casa con la abuela. Antes de salir preparar un montón de papeles, encuestas y la solicitud para que el autobús del cole recoja a Yuna a la puerta de nuestra casa. Salimos con tiempo pues la escuela nos pilla algo lejos y era mejor ir andando pues aquello podía estar saturado de coches de otras familias.

Llegada, descalzarse y ponerse unas zapatillas que trajimos (en la escuela, como en casa, hay que sacarse los zapatos de la calle para entrar). La primera parada fue pagar y recoger el material escolar y el uniforme, así que, ya de entrada, íbamos bien cargados. Luego fuimos a la que será la clase de Yuna. Ya habían bastantes niños dentro, jugando en pequeñas alfombras de tatami. Nos presentamos a las dos profesoras que habían en la entrada, las cuales le pusieron a Yuna su identificación. Yuna estaba bastante cortada y durante unos minutos estuvo con nosotros, apoyada en la pared observando la situación, pero al poco vio un juego de construcción en una de las alfombras y nos pidió ir allí. Curiosamente allí había otra niña, futura compañera de Yuna, cuyo nombre era Yuuna. Y allí estuvo jugando hasta que llamaron a los papás para la reunión. Le expliqué a Yuna que nos debíamos ir pero que ella se quedaba con los niños y las profesoras. Nos dijo que vale y “fins després” (hasta luego). Si algo me gusta de Yuna es que en este sentido es valiente y se tira a la piscina. Antes de irnos una de las profesoras nos preguntó como comunicarse con Yuna y le explicamos que no hay problema con el japonés, que aunque no es el idioma que más domine en el habla, lo entiende bien, que no se preocupara.

Reunión larguíiiiiiiisima del director y un par de profesoras, con explicaciones sobre la historia del centro (es un youchien con bastantes años), sobre el modo de pago (lo de los bancos en Japón es un rollazo y merece entrada aparte, que no voy a hacer porque son un rollazo), reglas del centro (no se permiten fotos ni vídeos, lo cual me parece estupendo) y, especialmente, explicaciones sobre el uniforme y material escolar, como debemos marcarlo con el nombre (todo, todito, por lo que tenemos un poco de trabajo) y la explicación de las diferentes bolsas que los niños deben llevar: bolsa para el bento y su taza (más una servilleta con una goma interior para colocar los cubiertos o los palillos), bolsa para la ropa sucia de gimnasia y las zapatillas y la bolsa para el material escolar. Yo iba anotando todo y haciendo dibujos. Después de casi dos horas el director dio por concluida esta primera reunión, diciendo que pasáramos a recoger a los niños que seguro alguno habría llorando.

Yuna, por supuesto, no lloraba y nos recibió con una gran sonrisa y esperando que le entregaran la cajita de galletas que daban a todos los niños antes de salir. La profesora nos dijo que, aunque no habló mucho, es una niña muy sonriente (niko niko). Yuna nos dijo que se lo había pasado muy bien, que ese cole le gustaba mucho y si podíamos volver al día siguiente. Buena señal.

El único inconveniente del día fue llegar a casa y probar el uniforme a la niña. Pedimos tallas más grandes de las que usa Yuna pues está pensado que el uniforme le sirva para tres años, pero que el gorro (que es monísimo) le tape los ojos o que las zapatillas le sobren muchísimo no podía ser, así que tocó llamar y nos dijeron que nos lo cambiaban en unos días por tallas más pequeñas.

Yuna contenta, tan contenta que ni en casa ni con el pijama ya puesto se quería quitar la identificación.

Toco madera y espero que todo vaya bien.

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Fabi Wijnschenk
    Feb 20, 2014 @ 18:38:57

    Seguro que todo va bien!!! Mucho ánimo!!! Mi hija parece que finalmente le encontró la vuelta a la escuelita, y aunque pasa de algunas tareas (jardinería, etc), hay momentos en que parece interesada en jugar o acercarse a otros, y eso, en ella, es un gran logro. Un abrazo muy fuerte!!!

    Responder

  2. nora (una japonesa en Japón)
    Feb 20, 2014 @ 20:23:40

    Yo también pienso que todo irá bien🙂
    Besos** (especiales a Yuna y Sora)

    Responder

  3. Coca
    Feb 22, 2014 @ 02:36:41

    Seguro que todo irá bien, es buena señal que le haya gustado el primer dia y quiera regresar. Abrazos!!

    Responder

  4. Mar
    Feb 23, 2014 @ 16:39:46

    Hola Núria!
    Pues sí, tal como comentas ahora y mostraste en el anterior post, las grandes nevadas dejan unos paisajes preciosos pero no son nada cómodas para el día a día…
    Respecto al tema del parvulario, qué bien que Yuna se quedara tan contenta con los que serán sus compañeros de clase! Es muy buen comienzo, seguro que todo irá bien!
    Saludos!

    Responder

  5. Trackback: Mis “muñecos” de Hina Matsuri | Nihon mon amour - 日本・モナムール

Tienes alguna cosa a comentar?? Adelante !!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: