Hiroshima, una promesa hace 17 años

Hace 17 años me hice una promesa a mi misma.

Corría el año 1997. Yo andaba en las vacaciones de verano después de mi primer año de universidad, en el comienzo del mes de Agosto. Con un par de compañeras del curso vimos que en la plaza de la Catedral de Barcelona había una exposición sobre Hiroshima. Recordaba entonces los programas especiales que había visto en TV3 (Canal Autonómico catalán) hacía dos años, conmemorando el 50 Aniversario del bombardeo atómico sobre las dos ciudades japonesas y me pareció interesante el ir a verlo. Y allí fuimos.

Recuerdo el leer información que ya conocía de antemano, el como era la ciudad antes de ser aniquilada, fotografías mostrando, con horror, lo que le pasó a su gente, algunos objetos expuestos, como esa uña que tras el impacto del Little Boy siempre creció negra,… Recuerdo un montón de sentimientos, y recuerdo, especialmente, la pequeña grulla en origami que hicimos antes de salir y que, nos dijeron, enviarían al finalizar la exposición, a Hiroshima.

Y ese día me hice una promesa a mi misma. Si algún día iba a Japón, Hiroshima tenía que ser visitada. tenía que ver con mis propios ojos, tenía que sentir “in situ”.

Y esa promesa se cumplió la semana pasada.

El martes, al día siguiente de llegar, amaneció nublado, amenazando lluvia, aunque sólo quedó en eso. Decidimos aprovechar el tiempo poco amigable para ir hasta el centro, cogiendo el tranvía que nos dejaba justo frente el Genbaku Dome y el Parque Memorial de la Paz (広島平和記念公園, Hiroshima Heiwa Kinen Kōen).

 

Genbaku Dome

 

Lo primero que me vino al ver el esqueleto de ese gran edificio fue una sensación fría en todo el cuerpo, sensación que se incrementaba gracias al gran silencio que reinaba en la zona, todo y haber bastante gente observando y fotografiando. Silencio y frío.

El parque es grande y está poblado de un verde precioso, verde que contrarresta lo que algunos dijeron que pasaría después de la radiación que sufrió la zona: que la vida no volvería a brotar en Hiroshima hasta al cabo de muchísimos años. Afortunadamente se equivocaron.

Paseamos parando de vez en cuando a mirar los distintos monumentos dedicados a las víctimas del primer bombardeo atómico de la Historia, paradas en las que el silencio siempre nos acompañaba. El monumento dedicado a los estudiantes (Hiroshima era una ciudad educacional en ese momento, con muchos estudiantes de todo el país), el monumento dedicado a los niños que murieron a causa de la bomba atómica, donde dejamos las cuatro grullas que la mañana anterior me dediqué a hacer con mucho cariño, la llama que no se apagará hasta que dejen de existir las armas nucleares.

Llegamos al Museo Memorial de la Paz y pagamos ese simbólica entrada (50 yenes) y alquilé un audio en español. La primera planta es una introducción a como era la ciudad, a que se dedicaba (milicia y educación, especialmente), fotografías de sus gentes… Explicación sobre el descubrimiento del poder nuclear y como los EEUU se empezaron a mover en el llamado “Proyecto Manhattan” . Maqueta del antes y el después de Hiroshima, con una gran esfera roja colgada en el aire, justo el lugar donde detonó el Little Boy. Explicación clara de por qué se decidió lanzar esa bomba (básicamente EEUU necesitaba contentar a sus ciudadanos ante el gasto provocado en la investigación nuclear, y que mejor que lanzar una bomba sobre el país con el que estaban en guerra).

Segundo piso con una exposición sobre la situación nuclear hoy en día, con gráficos sobre los países que poseen cabezas nucleares. Una vergüenza.

Media parte en la tienda del museo, donde se venden muchísimos libros (en japonés e inglés) y algunos mangas.

Y pasamos al drama humano a través de un túnel de ladrillo semiderruido tras cuyos ventanales ves la ciudad arrasada en tonos grises. Y aquí, ante unos maniquíes que representaban a los supervivientes del impacto andando como zombies entre la destrucción, tuve que quitarme el audio, pues ya no pude contener las lágrimas.

“Y veo ante mi a una madre con su bebé en los brazos, ya muerto. Pero ella grita: “Aún está caliente… aún está caliente””

Secándome fui hacia donde Hideo, que hablaba con uno de los voluntarios que recorren esta zona del museo, voluntario cuyo padre murió ese 6 de Agosto de 1945. “He quitado el audio. Es muy duro”, dije. El voluntario, con una pequeña inclinación de cabeza, me dio las gracias.

Ropas quemadas, cabellos, uñas, piel, paredes con sombras eternas, puertas de hierro deformadas, tejados arrugados cual papel, ese pequeño triciclo,… Pero para hacerte sentir aún más todos los objetos van acompañados de nombres y apellidos, porque no son simples objetos expuestos. Tuvieron dueño y el saber como se llamaba te hace sentir aún más.

Y salimos de allí con varias grullas que nos dieron los voluntarios, una muy especial, muy chiquitina, como las que hacía Sadako Sasaki, la niña que pensó que haciendo 1000 grullas podía curarse de la leucemia que le causó la radiación y cuya historia también se explica allí.

Salimos con una sensación agridulce, pues lo que transmite también este museo es la esperanza de que nunca más se vuelva a cometer semejante acto.

Nunca más.

11 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. abysalfire
    May 08, 2014 @ 16:10:57

    Joer Nura, que panzá de llorar me estoy dando “por tu culpa” >_<.
    Conozco mucha gente que ha pasado por alli, y todos dicen lo mismo. Que pone los pelos de punta.
    Yo no se si seria capaz de hacer parada ahí si algún dia voy a Japón. Creo que me pasaría toda la visita llorando.

    Responder

  2. Anna
    May 08, 2014 @ 16:36:54

    Ostres, ens va passar el mateix i al mateix lloc de l’exposició. Fins aquella part ho portava bé i anava escoltant les explicacions però va ser arribar allà … i recordo perfectament la frase que escrius.
    Hiroshima s’ha de visitar, perquè s’ha de fer, és important, és història … però un cop i mai més. Horrorós que passés una cosa així.

    Responder

  3. Fabi Wijnschenk
    May 08, 2014 @ 17:12:04

    Qué fuerte Nuria!!! Es imposible no emocionarse con tu relato, porque más allá de las circunstancias y contexto histórico-político, como bien selañas, cada persona -con nombre- es en sí una historia muy especial. Porque uno ni siquiera puede imaginarse que vuelva a pasar una cosa así, porque ninguna persona en este mundo puede ser indiferente a lo que pasó en Hiroshima. Un abrazo muy fuerte!!!

    Responder

  4. nora (una japonesa en Japón)
    May 08, 2014 @ 22:16:36

    Un fuerte abrazo, Nuria … y besitos a los peques.

    Responder

  5. sandra340_@hotmail.com
    May 09, 2014 @ 06:43:12

    Responder

  6. nictekono
    May 09, 2014 @ 19:39:53

    Solo nos puede quedar la esperanza… y desear que no vuelva a ocurrir.

    La abuela de mi esposo (97 años) vivía entonces en un pueblo cercano a donde detono la bomba (onomichi), y dice haber pensado que en Hiroshima estaban quemando fuegos artificiales…

    Responder

  7. David
    May 10, 2014 @ 06:59:39

    Una entrada conmovedora, Nuria, muy bien escrita. Deja tocado leyéndolo, verlo tiene que ser muy duro. Espero que en mi próxima visita a Japón podamos ir a Hiroshima, aunque sea un mal trago. Y no nos olvidemos de que en Nagasaki se repitió la tragedia días después.

    Responder

  8. Magaly
    May 21, 2014 @ 02:46:10

    Hola Nuria, leo tu blog y te sigo en twiter, me gusta mucho la forma en que relatas y compartes tu vida. Desde hace tiempo he querido preguntarte lo siguiente: ¿Cuál es tu forma de aprender el japonés? te pregunto porque soy mexicana y estoy casada con un japonés, se me hace difícil aprender este idioma y muuuy pronto iremos a visitar a la familia de mi esposo a Hiroshima; me muero de miedo! Te envío un fuerte abrazo desde México y espero seguir en contacto.

    Responder

    • Nuria
      May 22, 2014 @ 14:12:31

      Mucha gente, cuando regreso a España, me preguntan por como llevo el japonés para vivir aquí y siempre les respondo lo mismo:

      “Mi japonés es para sobrevivir no para vivir”

      Me defiendo, entiendo cada vez más aunque llevar una conversación me cuesta horrores. Hace tres años, cuando vinimos a vivir aquí intenté ir a clases de japonés en la Universidad de Yokohama, que imparten voluntarios y resultan económicas, pero debido a viajes de mi marido tuve que dejarlo. Así que el día a día es mi escuela.

      No te dé miedo, que seguro disfrutarás al 100% de vuestra visita a la familia de Japón y de Hiroshima !!

      Un abrazo !!

      Responder

  9. Trackback: Hiroshima y Miyajima (Golden Week 2014) | Nihon mon amour - 日本・モナムール
  10. Christian Deveraux
    Sep 07, 2014 @ 12:09:32

    Hiroshima es una lastima las atrocidades que se cometieron pero japon fue el primero en atacar pearl harbor no con esto justifico lo que hizo estados unidos que fue absolutamente ineccesario japon aunque tenia un buen ejercito no hubiera podido para el ataque de los americanos y esto se ve claro en la pelicula cartas desde hiwojima en la que los generales japoneses tenian un sistema de honor anticuado el cual hacia que muchos japoneses se sacrificaran junto con sus lideres que reagruparse en otros puntos un error muy grande lo de la bomba fue para justificar el gasto hecho y mas que nada para demostrarle a los aliados que ellos tenian un arma tan poderosa ya que los primeros en llegar a berlin fueron el ejercito rojo no el americano los ingleses a pesar de tener sus ciudades bombardeadas lograron reconstruir su ejercito del aire y los franceses a pesar de estar ocupados por los nazis opusieron resistencia y lograron expulsarlos y ayudar a los americanos en el dia D asi que necesitaba el ejercito americano algo por lo que sentirse orgulloso y justificarle a sus ciudadanos porque habian comprado bonos de guerra y porque vivian tan limitados asi que eso fueron los motivos algo que creo no era necesario habian otras formas y la cantidad de gente inocente que murio no justifica ese acto atroz algun dia debo visitarlo debe ser devastador pero es parte de la historia de japon

    Responder

Tienes alguna cosa a comentar?? Adelante !!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: