Cierre, tanquem la paradeta.

Ahora si…

Algo que ya había comentado en alguna ocasión, algo que me rondaba en mente desde hacía meses, algo que, un día u otro, debía pasar puesto que no hay nada eterno.

Hoy doy por finalizada esta bitácora que he ido tejiendo a lo largo de más de siete años y medio, bitácora que empecé con gran ilusión y que quiero cerrar con alegría, sin tristeza.

Mi vida (nuestra vida) ha cambiado mucho a lo largo de estos años. Mi día a día es muy distinto a mis días de, aún, soltera en Ferreira. Ahora las prioridades son otras y aunque el escribir ha sido algo que siempre me ha gustado mucho, el llevar un blog a cuenta gotas no me gusta. Tres o cuatro entradas al mes, releer lo escrito y no gustarme, el tener muchas cosas que explicar pero dejar esos minutos para otras más importantes. Además, hoy en día hay otras alternativas que me permiten comunicarme con muchos de vosotros sin tener que dejar gran parte de mi tiempo en ello.

Así que hoy cerramos el chiringuito Nihon mon amour, en este formato WordPress. Pero Núria seguirá dando la tabarra con las fotografías y breves explicaciones en Instagram o, para los íntimos, breves tonterías en Facebook.

Dar las gracias a muchos, pero muchos, algunos desde el principio (clap clap clap), otros momentáneamente, otros fuisteis un suspiro por esta página, pero todos formáis parte ya de mi.

Y quien sabe si, cuando mis dos gremlins sean ya más mayores, una se sienta de nuevo a teclear. No me olvidéis.

Muchas gracias !!! Moltes gràcies !! ありがとうございます!!

Hasta siempre !!

A %d blogueros les gusta esto: