Dia del deporte (Undoukai 2014 – 運動会 2014)

El pasado día 4 de Octubre se celebró en la escuela de Yuna el Undoukai, el día del deporte. En muchas escuelas de Japón, durante los meses de septiembre y octubre hacen este tipo de evento, donde los alumnos hacen competiciones deportivas y/o juegos donde también participan padres y maestros.

El encuentro era de 9 a 2 de la tarde pero fuimos muy tempranito, una hora antes, para coge un buen lugar, pero al llegar vimos que hay papás mas madrugadores y las primeras filas ya están llenas.

IMG_0633.PNG

Sexta fila pero justo al lado de la familia de Nonoha-chan, así teníamos a Yuna contenta.

Después de cantar todos juntos el himno del Undoukai (que en casa ya sabíamos de haberlo oído muuuuchas veces) dio comienzo las competiciones divididas por cursos, que más que competiciones deportivas, a estas edades, eran juegos. Fue divertido aunque en algunos momentos se nos hizo largo (especialmente para Sora).

A la hora de comer todos sacamos los bentō. Nosotros trajimos tortilla de patatas, jamón y ensalada. A Yuna la teníamos un poco girada porque en la carrera de su curso llegó la ultima (tiene muy mal perder) pero entre juegos y risas con Nonoha-chan y los dulces de Yamanashi que repartieron los abuelos de Kotono-chan (otra amiguita de Yuna) volvimos a tener niña sonriente.

IMG_0631.PNG

Nuestra niña-mona…

Cerca también teníamos a Kokona-chan, la niña que no es amiga de Yuna, y viendo como jugaban Yuna y Nonoha (no paran y son unas bestias) y viendo lo tranquila que es Kokona, entendí porque a Yuna no le acaba de hacer tilín, y es que no le sigue la marcha.

Tras unas pocas carreras más acabó la jornada con una rifa por parte del colegio. Habían muchísimos regalos, desde lotes de bebidas a entradas a Disney Sea, pero no nos tocó nada. Otra vez será.

Pero la gran anécdota del día fue lo que le contó la profesora de Yuna a Hideo, cuando este fue a llevarla junto a sus compañeros. La profesora se sorprendió de ver a Hideo y con risas le explicó lo que Yuna le venía diciendo hacia dias:

Mi padre vuelve a estar de viaje en el extranjero y no va a venir al Undoukai, y mi madre está siempre ocupada. Pero no te preocupes que yo voy a participar, que puedo venir sola. Me sé el camino.

Si… Así de chula es nuestra hija.

Anuncios

La teoría de los nombres

Yuna tiene, a veces, cosas raras. Es una niña muy temperamental, muy enérgica, muy… suya. Y debo decir que todo y sus rarezas y sus momentos extremos, la queremos muchísimo (malo sería), que es muy Yuna pero es mi princesa.

Y fue este sábado, mientras íbamos en el coche, que Yuna nos explicó su “teoría de los nombres”, que nos dejó a Hideo y a mi con la boca abierta.

Todo empezó a la salida del otorrino. Yo ya estaba fuera con Sora pero Yuna seguía dentro con su padre. Al salir Hideo me explica que se han cruzado con una compañera de clase de Yuna, Kokona-chan, y que Yuna no ha querido saludarla, según ella “porque no es amiga”.

Un poco de regañina por nuestra parte, explicándole que aunque no sea amiga es compañera y le debe decir “hola” (o konnichiwa), y le vuelvo a soltar un discurso, muy habitual últimamente, sobre la gente educada y como se les abren puertas en la vida. Al salir de la farmacia nos volvimos a cruzar con Kokona-chan, que iba con su padre, y esta vez si que Yuna dijo “konnichiwa”.

Bueno… Vamos bien.

Ya en el coche Yuna nos explicó porque a Kokona-chan no la puede considerar amiga…

El nombre de Kokona me recuerda a kowai (miedo) y no me gusta, por lo que no la puedo considerar amiga. En cambio, Nonoha (su mejor amiga, su nakayoshi) me recuerda a la palabra nori (el alga), que me gusta mucho, y por eso me gusta Nonoha-chan

Hideo y yo nos quedamos de piedra ante tal teoría, aunque luego nos reíamos por las ocurrencias de la niña. “Se nota que es del grupo AB“, decía Hideo.

Será una etapa de Yuna, pero al menos, ayer noche nos decía que había hecho una excepción y durante el recreo había jugado con Kokona-chan y que sí, puede ser amiga.

Qué cosas…

IMG_0630.PNG

Vacaciones de verano – 夏休み

Aunque se debería poner entre comillas…

Hoy es el último día de clase para Yuna antes de las vacaciones de verano. Todo y que el día apunta a nublado y, posiblemente, algo de lluvia tendremos, hoy tenían la fiesta de la sandía en el colegio (lo de partir sandías a golpe de bastón con los ojos vendados) por lo que se lo pueden pasar muy bien. Volverá a mediodía a casa y nos comeremos juntas el bentō que preparé esta mañana, puesto que me despisté y creí que hoy tenían jornada completa.

20140718-105900-39540070.jpg

La semana que viene, todo y no haber clase, si hay piscina y los niños, por turnos ya establecidos desde hace una semana, pueden asistir una hora y media a remojarse. No es algo obligatorio pero ya que estamos este verano aquí y a Yuna lo del colegio le encanta, pues que vaya. Pero el año que viene en que si que toca ir a España ya hemos hablado que estas últimas semanas de colegio seguramente se las saltará para poder ir a ver a los abuelos de Ferreira.

Así que, en resumidas cuentas, vacaciones vacaciones sólo tiene tres semanas (la última de Julio y las dos primeras de Agosto) pero creo que a Yuna se le harán largas (a mi no te cuento 😜)

Menos mal que hoy ya nos llega Hideo.

Operación Verano

Hace unos días que dimos la bienvenida al verano, muy querido por unos y no tan querido por otros. En este último grupo me incluyo yo, como muchos ya sabréis al oír año tras año mis quejas (perdón por ser a veces tan cansina…). Calor, humedad al máximo (en Barcelona era horrible y en Japón es horrible x2), mosquitos asesinos de los que ya he sufrido algún ataque en el jardín, ese min-min de las cigarras que está por llegar… No le tengo ganas, la verdad, pero agradezco de que este verano en el que no podemos ir a España no esté embarazada porque sólo recordar mi veranito del año pasado con barriga calefactora… Ufff !!

Pero no nos quejemos tanto y vamos a tomarnos la “operación verano” con alegría. Y con alegría empezó Yuna la nueva estación en el colegio puesto que estrenaron la temporada de piscina.

20140704-110917-40157734.jpg

Cuando digo lo de las poses de Yuna no voy en broma. Y que quede claro que yo sólo le pedía sonreír.

Casi cada día, a menos que llueva (el tsuyu ya está llegando a su fin), hacen una horita de piscina. La mocita se lo pasa genial aunque se me quejaba de que el agua le llega a la cintura. Esta semana puedo ir a verla en una de sus clases y allí iremos Sora y yo.

Pero no sólo Yuna va a estrenar bañador este año. Una servidora también se animó y la semana pasada me hice con un traje de baño. Es de los que se llevan en estos lares, con una especie de faldita y con unos pantalones cortos a juego. No son los bikinis que suelo llevar en las playas españolas pero este aire 50’s no me disgusta. Y ante mi comentario de “ahora no hay excusa” me decía una amiga que no tuviera complejos. Aclarar que los complejos los dejé en la adolescencia y que no tengo ninguno. Lo que sí tengo es un marido nada amante de la playa pero al que, al fin, he podido convencer de que el agua de mar no muerde.

Así que este verano, caluroso y húmedo, lo pasaremos aquí pero entre algún día de playa y alguna que otra salida planeada esperamos disfrutarlo lo mejor posible.

Ay… Qué calor !!

“Kaori-chan no quiere que la bese”

Hace unos días, jugando con Yuna en el sofá, me di cuenta que tenía unos pequeños arañazos en el brazo. Le pregunté sí se había hecho daño en la escuela, jugando en el patio, pero me dijo que no, que ese día no se había caído. “Bueno, ¿y qué te pasó, entonces?”

“Kaori-chan no quiere que la bese”

Me reí y le pregunté sí esos arañazos se los había hecho Kaori y me dijo que sí, que ella quería darle besos pero que Kaori no quería. Entendí que Kaori, una de sus compañeras y amiga, puesto que las he visto jugando juntas varias veces, no era gran amante del besuqueo y que al verse acorralada por Yuna utilizó una defensa un poquito bestia.

Le expliqué a Yuna que hay personas que no les gusta ser besadas, que nosotros, en casa, nos damos besos como demostración de cariño pero que no todo el mundo expresa ese cariño del mismo modo (entrar en el tema culturas es un poco pronto para ella) y que puede que Kaori-chan prefiera ver el cariño de Yuna al jugar con ella o ir juntas de la mano, como fueron en numerosas ocasiones en la salida al parque zoológico, hace un par de semanas.

Yuna arrugó la nariz y me replicó que ella quería dar besos a Kaori, así que le expliqué que no podemos obligar a nadie, por mucho que nos guste, porque esa persona se puede sentir mal.

– … … Vaaaaaale…

– ¿Entiendes?

– ¡ Pero a Nene-chan sí le gusta que le dé besos !

Pues a besuquear a Nene-chan !!

💕

Un no parar de actividades

En las escuelas japonesas se hacen un montón de actividades (como en muchas escuelas del mundo) pero si a algo le puedo encontrar un poco de diferencia es que los padres suelen ser totalmente partícipes en estas. Muy partícipes !!

Y mañana mismo empezamos en la escuela de Yuna, y es que los niños de su curso marchan de excursión al zoo y los padres (más las mamás al estar, normalmente, más disponibles) debemos ir también. Lo que me sorprendió fue que yo debo llevar a Yuna con el coche hasta el zoo y allí nos reuniremos con todos. En España, cuando hay una excursión, la escuela suele alquilar un autocar (si el lugar está lejos) o usar transporte público (si está en la misma ciudad) y los padres no suelen ir, pero aquí el sistema cambia, así que me toca arremangarme y con los dos niños (Sora se viene, claro está) conducir hasta el parque zoológico. Puntualizar que, en caso que no sea posible de ninguna manera llevar al niño al lugar de encuentro (enfermedad o trabajo de los padres), se debe comunicar con tiempo a la escuela y serán ellos los que los lleven al zoo.

Desde qué hace dos años tuve el accidente de coche le he cogido a este bastante miedo y conduzco para las cosas MUY necesarias, y distancias cortas. Así qué para perder un poco ese miedo, el domingo pasado hice junto Hideo y los niños el camino hacia el zoo, ida y vuelta. Todo fue bien y espero que así vaya mañana.

Mamá conductora

Me toca preparar bentō para Yuna y para mi (y comida y leche para Sora), pues haremos un pic-nic todos juntos.

Y el lunes más actividades, esta vez con una clase a puertas abiertas para los papás. Podré ver como se lo pasan de bien en el colegio y luego comeremos todos juntos.

Un no parar, pero promete diversión 😊

Qué paséis un buen fin de semana !!!

Nota: Aclarar, para evitar malos entendidos, que lo que yo explico es en la escuela de Yuna.

Menú de pan, menú de arroz

Ya ha pasado más de un mes desde que Yuna empezara el colegio aquí, en Japón. Toquemos madera y, de momento, la cosa marcha muy bien. Sigue yendo contenta y dice que le gusta mucho. Hace tres semanas tuvimos reunión en el colegio de nuevo y hablamos con la maestra que nos dijo que Yuna tiene mucha energía (ゆなちゃん元気ですね。。。) y que, a diferencia de otras niñas que, se ve, se sienten algo cohibidas ante los niños, Yuna lo tiene todo muy bien puesto y, bueno, que ha tenido algún que otro enfrentamiento. Todo esto nos lo decía con risas mientras nosotros pensábamos “madre mía…”. Nuestra niña es de armas tomar, si.

En dicha reunión se hablaron de muchas cosas, se pidió madres voluntarias para ayudar en días claves en las actividades de la escuela (un día en el que harán arroz con curry, o las actividades de la piscina, el Día del deporte,…). Las mamás con bebés podíamos librarnos, así que yo, este año, me libré. También se confirmaron los niños que iban a comer el almuerzo que servía la escuela y, para nuestra sorpresa, dijeron que sólo 5 niños de la clase lo habían solicitado, y al cabo de unos días supe el por qué… Contemos la historia entera.

Cuando empezamos a hacer todo el papeleo para apuntar a Yuna en la escuela Hideo me comentó el precio del comedor en el colegio. Aquí suelen comer todos los niños juntos, en clase y, normalmente, los padres preparan un bento (fiambrera), pero para aquellos que no podían prepararlo, el colegio ofrecía un menú diario que, me dijo Hideo, costaba la friolera de 30.000 yenes al mes. Ante tal menú de lujo decidimos que yo misma le prepararía la comida cada día. Y así iba la cosa hasta que, en la inauguración del curso, Hideo estuvo mirando toda la información que nos iban dando y me suelta: “Nuria !! Qué el menú del cole no es tan caro !! Mira, hay “menú de pan” y menú de arroz” y cuesta sólo 6000 yenes.”. Entendí que lo de menú de pan y menú de arroz era que un día la comida era acompañada con pan y otro con arroz y también entendí que la rebaja era muy grande. Enormemente grande. Hideo me convenció de apuntarla, que así yo me libraba de cocinar bentos por la mañana y que los niños, así, comían todos lo mismo, sin que hubieran diferencias. Me pareció bien. El colegio empezaba a dar estos almuerzos pasada la Golden Week.

Y fue antes de la Golden Week cuando, al regresar del colegio, Yuna me trajo la agenda de lo que será el mes de Mayo en la escuela (cada mes nos informan de todas las actividades, día a día, que tendrán). Y leyendo, con mi mal japonés, vi algo que no me cuadró, y es que me pareció entender que dichos menús de pan y arroz eran sólo dos días a la semana (lunes y jueves) y que el menú de pan, especialmente, que empezaba el día 8, eran una grandísima porquería (a ver si saco tiempo y hablo de lo que se entiende por “pan” en estos lares). Os doy algunos ejemplos:

– Menú pan para el jueves 8 de Mayo: un anpan (bollo con anko), pan con hamburguesa y leche para beber

– Menú pan para el jueves 15 de Mayo: un creampan (pan con crema pastelera), un kalepan (pan con curry) y leche para beber

-Menú pan para el jueves 22 de Mayo: un chokokorone (una caracola de chocolate), un hamkatsupan (pan con jamón rebozado) y leche.

Y no sigo… El menú de arroz es algo más salvable pues consta de arroz blanco, un plato (hoy, por ejemplo, es de cerdo al jengibre), una verdura y fruta (hoy tiene melocotón que, me imagino, será en almíbar), pero igualmente de nuestro supuesto menú diario pasaba a ser dos días solamente y un menú nada de mi gusto. Al llegar Hideo se lo comenté y si, me dio la razón (mi mal japonés parece mejorar día a día) por lo que menos mal que me dio por leerlo porque sino Yuna se presenta el pasado día 7 al colegio sin comida preparada de casa esperando que le den algo para comer.

Este mes está ya pagado pero al no gustarnos este sistema, a partir de Junio, Yuna llevará cada día la comida de casa.

Así que me toca el preparar la comida para Yuna la mayoría de días pero, debo confesar que lo de hacer bentos me está gustando. Y a Yuna también pues me devuelve los bentos dejando muy poca cosa (la maestra no suele tirar la comida que dejan los niños para que los padres podamos ver que comen y que no comen), lo que en mi “niña-pajarito” es todo un logro. De todos los bento que he hecho hasta ahora su preferido fue este:

Bento

Puede parecer un faenón preparar esto de buena mañana pero dejando el pollo en adobo (soja, mirin y sake) el día anterior y, mientras se hace a la plancha, preparar lo demás (onigiri y ensalada) no lleva más de 20 minutos. Ýuna me devolvió el bento vacio y me dijo que quería lo mismo para el día siguiente.

Lo mismo no, que hay que variar, pero contenta de acertar.

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: