1 año

IMG_5122.JPG

Per molts anys, Sora !!!

宙ちゃん,お誕生日おめでとう!!!!

Anuncios

Dia del deporte (Undoukai 2014 – 運動会 2014)

El pasado día 4 de Octubre se celebró en la escuela de Yuna el Undoukai, el día del deporte. En muchas escuelas de Japón, durante los meses de septiembre y octubre hacen este tipo de evento, donde los alumnos hacen competiciones deportivas y/o juegos donde también participan padres y maestros.

El encuentro era de 9 a 2 de la tarde pero fuimos muy tempranito, una hora antes, para coge un buen lugar, pero al llegar vimos que hay papás mas madrugadores y las primeras filas ya están llenas.

IMG_0633.PNG

Sexta fila pero justo al lado de la familia de Nonoha-chan, así teníamos a Yuna contenta.

Después de cantar todos juntos el himno del Undoukai (que en casa ya sabíamos de haberlo oído muuuuchas veces) dio comienzo las competiciones divididas por cursos, que más que competiciones deportivas, a estas edades, eran juegos. Fue divertido aunque en algunos momentos se nos hizo largo (especialmente para Sora).

A la hora de comer todos sacamos los bentō. Nosotros trajimos tortilla de patatas, jamón y ensalada. A Yuna la teníamos un poco girada porque en la carrera de su curso llegó la ultima (tiene muy mal perder) pero entre juegos y risas con Nonoha-chan y los dulces de Yamanashi que repartieron los abuelos de Kotono-chan (otra amiguita de Yuna) volvimos a tener niña sonriente.

IMG_0631.PNG

Nuestra niña-mona…

Cerca también teníamos a Kokona-chan, la niña que no es amiga de Yuna, y viendo como jugaban Yuna y Nonoha (no paran y son unas bestias) y viendo lo tranquila que es Kokona, entendí porque a Yuna no le acaba de hacer tilín, y es que no le sigue la marcha.

Tras unas pocas carreras más acabó la jornada con una rifa por parte del colegio. Habían muchísimos regalos, desde lotes de bebidas a entradas a Disney Sea, pero no nos tocó nada. Otra vez será.

Pero la gran anécdota del día fue lo que le contó la profesora de Yuna a Hideo, cuando este fue a llevarla junto a sus compañeros. La profesora se sorprendió de ver a Hideo y con risas le explicó lo que Yuna le venía diciendo hacia dias:

Mi padre vuelve a estar de viaje en el extranjero y no va a venir al Undoukai, y mi madre está siempre ocupada. Pero no te preocupes que yo voy a participar, que puedo venir sola. Me sé el camino.

Si… Así de chula es nuestra hija.

La teoría de los nombres

Yuna tiene, a veces, cosas raras. Es una niña muy temperamental, muy enérgica, muy… suya. Y debo decir que todo y sus rarezas y sus momentos extremos, la queremos muchísimo (malo sería), que es muy Yuna pero es mi princesa.

Y fue este sábado, mientras íbamos en el coche, que Yuna nos explicó su “teoría de los nombres”, que nos dejó a Hideo y a mi con la boca abierta.

Todo empezó a la salida del otorrino. Yo ya estaba fuera con Sora pero Yuna seguía dentro con su padre. Al salir Hideo me explica que se han cruzado con una compañera de clase de Yuna, Kokona-chan, y que Yuna no ha querido saludarla, según ella “porque no es amiga”.

Un poco de regañina por nuestra parte, explicándole que aunque no sea amiga es compañera y le debe decir “hola” (o konnichiwa), y le vuelvo a soltar un discurso, muy habitual últimamente, sobre la gente educada y como se les abren puertas en la vida. Al salir de la farmacia nos volvimos a cruzar con Kokona-chan, que iba con su padre, y esta vez si que Yuna dijo “konnichiwa”.

Bueno… Vamos bien.

Ya en el coche Yuna nos explicó porque a Kokona-chan no la puede considerar amiga…

El nombre de Kokona me recuerda a kowai (miedo) y no me gusta, por lo que no la puedo considerar amiga. En cambio, Nonoha (su mejor amiga, su nakayoshi) me recuerda a la palabra nori (el alga), que me gusta mucho, y por eso me gusta Nonoha-chan

Hideo y yo nos quedamos de piedra ante tal teoría, aunque luego nos reíamos por las ocurrencias de la niña. “Se nota que es del grupo AB“, decía Hideo.

Será una etapa de Yuna, pero al menos, ayer noche nos decía que había hecho una excepción y durante el recreo había jugado con Kokona-chan y que sí, puede ser amiga.

Qué cosas…

IMG_0630.PNG

El papa no !!

Yuna adora a su padre. Aunque aún tiene una edad en la que la mama cuenta mucho, la figura del papa (tan idílica para muchas niñas, como lo fue (y es) para mi) empieza a despuntar descaradamente. Y ese amor se refleja, especialmente, en esos periodos en que Hideo debe salir de viaje. Hace un par de semanas nos volvía de un viaje a Tailandia y ahora lo tenemos por unos días en Corea. Cuando llama por teléfono y coincide Yuna estando en casa, rápidamente me quita el aparato para reclamarle a su padre que vuelva ya (pero ya!). Y de paso que le traiga un par de bolsas de patatas chips (verídico).

Pero si hay un momento en que Yuna rechaza a su padre de forma tajante, sin contar cuando Hideo se enfada (que mi marido tiene santa paciencia cual Buda pero cuando se enoja… agárrate !! ), y es cuando su padre le entra la vena de la limpieza.

Hideo, dentro de las manías que podemos tener todos (hoy no hablaré de robots Gundam 😱) tiene una que sobresale, y es que el suelo de la casa esté muy limpio. No le importará que haya algo de polvo, no le importara que se hayan acumulado platos para fregar, pero que el suelo esté, no sucio porque a mi tampoco me gusta, pero con algo de polvo… ya lo tienes a cuatro patas con el rodillo adhesivo limpiando y limpiando. Porque eso si, y echando tierra sobre eso de que “los hombres japoneses (todos) son machistas y no hacen nada en casa”, no me dice a mi que limpie, que se pone él mismo a hacerlo. Nada que haya tocado el suelo de la calle entra en casa, el cochecito de Sora se queda en el genkan, las maletas se guardan en un armario en la entrada previa limpieza (con alcohol) de sus ruedas,… Una manía que a mi me hace reír muchas veces, especialmente hace unos días cuando, tratando de andar entre juguetes de niños, dijo “que había pisado algo pegajoso”. Mi respuesta: “¿No querías tener muchos niños? Pues eso son los niños”

Y es que todo y que Yuna pueda ser algo maniática en algunas cosas, aunque desde que va al colegio va a menos, es niña al fin y al cabo, y para ella se ha convertido en trauma cuando, al entrar a casa al venir de la calle o el colegio, su padre la esté esperando con el paquete de toallitas húmedas para repasarle los pies, por si lleva tierra o arena. La limpieza no es lo que asusta a Yuna sino el temible afán que pone su padre en ello, hasta que ella, con gritos, pide que sea la mama quien lo haga, que “el papa no !!”.

IMG_0623.PNG

Bueno, el papa no pero las ganas que tiene que ya llegue mañana…

歩こう…歩こう…

Así es como empieza la cancioncilla de obertura de la película Totoro (película que me gusta muchísimo todo y que he acabado un poco rallada de tantas veces que la ha visto Yuna).

Y es que andando ya nos va Sora !! Empezó a soltarse algo hace unas semanas, con mucha inseguridad pero con muchas ganas de seguir a su hermana, y hace unos días, viendo que el buscar apoyo ya era lo de menos dimos por oficial la fecha de sus primeros pasos.

Eso si, con mis niños no puedo decir eso de que las niñas empiezan antes que los niños a (…lo que sea…), puesto que de momento van a la par en muchas cosas, como el andar, y es que ambos empezaron a los 10 meses.

Lo que si me ha salido Sora es más pillo… Foto fresca fresquísima, de esta misma mañana….

IMG_0621.PNG

El “nooooooooo” ha sido largo pero las risas luego también 😂

No te mueras

Llevaba unos días no muy contenta con Yuna, más propiciado por su abuela que todo se lo consiente y todo se lo ríe, pero mi niña tuvo uno de sus momentos tiernos.

Salía en la televisión un padre divorciado con un niño que buscaba nueva pareja entre un montón de madres divorciadas con niños (curiosamente se les llama, aquí en Japón, “single father/single mother”, aunque se sea divorciado o separado). Y viendo el programa me pregunta Yuna:

– ¿Y dónde está la mamá del niño?

– Bueno… A veces hay papás y mamás que no se entienden, se pelean mucho, y deciden que para bien de todos es mejor no vivir juntos, separarse. Otras veces el papá o la mamá se muere…

– Si…

Y en eso que me abraza la pierna con fuerza y me dice:

– Mama, tú no te mueras…

Momento tierno, emotivo, de lagrimilla. Ay, mi niña, cómo me quiere !! En eso que añade:

– No te mueras hasta los 30.

(…)

Sobreviviendo por 7 años…

Día de playa

Las vacaciones de verano para muchos trabajadores en Japón no son demasiado largas. Algunos afortunados, como Hideo, tienen alrededor de una semana (Hideo, contando fines de semana, 9 días); otros menos afortunados entre 3 y 5 días, justo lo que dura el o-Bon (Difuntos).

Este año, al coincidir el tercer aniversario por la muerte de la abuela, no hemos ido hasta Chiba a ver a la familia. La madre de Hideo se opuso rotundamente; mucho trabajo recibiendo visitas, preparando té y algo de comer, nada de tiempo para estar con nosotros y menos con los niños, así que la semana de vacaciones la aprovechamos para arreglar cosas de casa y hacer alguna salida con los niños. Y una de las salidas que Hideo me había prometido era un día de playa.

Nos levantamos muy prontito ese día para salir todos a las 7 de la mañana. Fuimos muy cerca, a la playa de Ishiki (Hayama), famosa porque es el lugar donde los emperadores tienen una de sus chozas de verano. En tren no son más que un par de estaciones y luego un corto trayecto en autobús. Y allí estaba la playa !!

Hideo me había dicho que en muchas playas de Japón se debía pagar. Información a medias (creo que su verdadera intención era disuadirme de ir, pero le falló). Entrar en la playa es, por supuesto, gratuito pero en muchas hay servicio de guardarropa y duchas, que si se deben pagar. Nosotros pagamos y, francamente, el poder dejar algunos trastillos se agradece, además de la ducha de agua caliente al terminar el día.

La playa, a esa hora, no estaba muy concurrida, aunque poco a poco se fue llenando, pero sin estar abarrotadísima. Arena limpia aunque el agua un poco removida al ser un día ventoso, viento que fastidiaba bastante especialmente porque nos tumbaba parte de nuestra pequeña tienda de campaña (aquí más que la sombrilla muchas familia optan por llevar unas pequeñas tiendas de campaña a la playa). El agua para nada fría, como en mi Mediterráneo querido (qué diferencia de las playas del norte de España…). Pero la mejor parte fue lo bien que lo pasó Yuna.

IMG_0602.PNG

Nos turnábamos Hideo y yo para estar con ella en el agua. Las altas olas no la persuadían para nada, es más, le encantaba que la zambulleran. Glu, glu, glu y mil risas.

¿Y Sora?

IMG_0601.PNG

Bueno, en su primer día de playa no lloró (sólo una vez que yo me fui con Yuna al agua y él quería estar con mamá), pero tampoco le gustó demasiado la cosa. Toqueteó la arena, cara muy seria al llevarlo a la orilla y cara de enfado cuando lo mojaba. Hermanos y totalmente distintos en este aspecto. Yuna ahora nos pide ir a natación, así que estamos buscando una escuela cerca (menos mal que tenemos varias).

Pasado mediodía regresamos a casa. Compramos un helado en la estación y mientras lo disfrutábamos me decía Hideo (nada amante del mar).

– Bueno, me pediste ir a la playa y lo cumplí. Espero no tener que oír más “quiero ir a la playa”.

– Tranquilo, a partir de ahora oirás “quiero volver a la playa”

– (…)

Anteriores Entradas antiguas

A %d blogueros les gusta esto: